.

.

domingo, 11 de mayo de 2014

BATIR LA MELCOCHA

IV


En una de nuestras interminables conversaciones de facebook dejamos los romances y problemas cotidianos a un lado para ponernos hot, acaso fuese casual o planificado, aquel momento de alto cilindraje no parecía tener desembocadura, en principio era un juego de doble sentido, una argucia de indirecta que incluía palabras como meter, sacar, grande, entrar, cabeza, adentro, sentir, y bueno, el caso es que en ese momento de profunda perversión hormonal yo, como cosa rara, colapsé y, por no perder el juego, lancé cualquier frase que me viniera a la cabeza como batir la melcocha, era una alusión al proceso mediante el cual… bueno… no entremos en detalles. Él no pudo hacer otra cosa más que reír, se rió y burló de mí cuanto pudo mientras yo avergonzado por no haber podido seguir el ritmo del juego, fingía demencia.


tonto, y me envió un beso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario