.

.

domingo, 25 de mayo de 2014

OJOS DE NEÓN

Una de las más grandes maravillas que ha producido la genética ha sido ese par de tímidas luciérnagas que saltan de sus pequeños párpados al abrirlos. Cuando me observa siento que algo de mi sustancia es eclipsada y se cuela por una de esas ventanas; me retiene en él y me convierto en luz dentro de su alma. Mi hermoso suricato, pesadilla de amor, no se puede andar por la vida con esas perlas café y pretender que nadie quede atrapado. Tener esos ojos debe ser pecado, un delito, ser penado. Seamos serios, que hagan una ley, presos deben ir todos ellos antes de que presos quedemos todos de su miel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario